martes, 12 de octubre de 2010

LA AUDIENCIA DE FILIPINAS

Antonio de Morga y Sánchez, personaje del que ya traté en la entrada de este blog: "Uceda la madre villa" de 11-4-2010, casado con la natural de Uceda, Juana de Briviesca y Muñatones, residía en Torrelaguna por las fechas en las que nombrado Teniente Gobernador se le encargó el establecimiento de la Nueva Audiencia de Filipinas, como demuestra un documento del Archivo Histórico de los Marqueses de Torrelaguna, de fecha 14/4/1590, en el que muestra la venta de una viña por 6800 maravedís a Luis Bernaldo de Quirós, siendo ambos residentes en Torrelaguna como dice el documento y es probable que sus tres primeros hijos, que partieron también con él a Filipinas, aquí nacieran.

En 1593 con este mandamiento de La Corona parte a Filipinas, llevando consigo un séquito de personas entre las que se encontraban algunos naturales de Torrelaguna como: Isabel de Cisneros Contreras y Alonso de Avila Hernández; y otros tres naturales de Uceda: Bartolomé Rodriguez Morales, Francisco Rodriguez Hernández y Pedro Cotelo Morales de la Fuente.
Curiosísimo personaje este Antonio, que vivió un sinfín de aventuras y escribiría una de las obras fundamentales para el conocimiento de estas islas en tiempos de su descubrimiento, "Sucesos de las Islas Filipinas", sería luego destinado a México y posteriormente a Ecuador.

10 comentarios:

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Sin duda, un gran personaje de tu pueblo que recorrió medio mundo en un época, el siglo XVI, en la que hacerlo significaba nada menos que jugarse la vida en cada travesía: Filipinas, Nuevas España y el Virreinato del Perú nada más y nada menos...

Un saludo.

Juan dijo...

Hola Eduardo de Torrelaguna, muy buena entrada nos traes acá. Filipinas es la oveja descarriada del imperio, la lejana, la maldita. Desde que fué la que mató a Magallanes, la que apenas se acordaban de ella en Madrid, la que solo servía de macrocárcel para los heterodoxos españoles, sobre todo en el siglo XIX, que era el presidio favorito de Narváez para alejarse de por vida de sus enemigos pol´ñiticos progresistas, etc. El único elemento bueno es que desde allá el gran navegante Andrés de Urdaneta estudió la corriente del Kurosivo y logró descubrir el tornaviaje de regreso al puerto de Acapulco en el mítico "Galeón de Manila". Tras la invasión yankee de 1898 nuestro idioma se borró allá y solo subsisten los apellidos hispanos de los filipinos actuales.
Otro recuerdo que apenas se conoce fue la declaración de guerra de la España franquista al ya casi derrotado imperio japonés en 1944, cuando al evacuar la isla ante el inminente desembarco de Mac Arthur, los nipones masacraron a la residual colonia española de empresarios que estaban ligados a un sector de la élite criolla de aquél archipiélago.
Saludos y buen 12-O en aquellos parajes otoñales que seguro serán un recreo para la vista en aquella cuna del cardenal Cisneros.

Paco Muñoz dijo...

José Eduardo, como siempre felicitarte por las entradas -todas relacionadas con Torrelaguna- tan interesantes que agencias.

Un abrazo

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Si Carolvs y a pesar de ser un funcinario del gobierno la de aventuras que pasó en cada travesía, a parte de ser uno de los primeros en tener contactos oficiales con el reino de Japón.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Juan que repaso histórico has dado a las islas en unas pocas líneas, desconocía lo de la declaración de guerra al Japón por parte de Franco, ¿cómo se soluciono?, si sabía algo de los desmanes japoneses sobre los españoles en Filipinas y eso que teóricamente debieron de ser tratados como aliados por la sintonía de Franco con Hitler y Musolini. Espero tu contestación, gracias.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Hola Paco, te hechaba de menos por aquí, tan acostumbrado me tienes hacerme comentarios a casi todas las entradas.
No nos queda otro remedio con los blogs al tenerlos dedicados a un lugar, tu a Córdoba y yo a Torrelaguna.

Juan dijo...

Hola Eduardo, esa información la leí hace ya unos años en EL PAÍS. Venía a decir que Franco ya, en pleno afán de borrar cualquier comparación con aquellos regímes en plena derrota, intentaba desquitarse de esa parafernalia: supresión del saludo fascista, domesticación de falangistas, netralidad frente a No beligerancia, etc. La ocasión de declarar la guerra al virtualmente derrotado Japón en 1944 le vino al pelo: una guera en las antípodas y sin posibilidad de lucha pues es gratis y da propaganda. Ignoro cuando se restablecieron las relaciones entre ambos países, pero al enano de Ferrol no le libró eso del aislamiento ni del veto a la entrada en la ONU hasta 1956.
Saludos amigo.

larami dijo...

Felicidades Eduardo.Como siempre la inforamcion es interesantisima.
Un abrazo

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Hola Juan buena reseña esa declaración de guerra a Japón que debemos desconocer la mayoría de los españoles, para que entre a formar parte de un sinfín de guerras, que estas si llegaron a producirse como la de lo que entonces se llamaba La Conchinchina o la aventura del general Prim en Méjico de las que tratas en tu blog, más Guam, Las Marianas, Guinea Ecuatorial, de las que el gran público desconoce un sinfin de detalles.
Un abrazo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Gracias Larami y además esta tiene relación con tu zona, seguro que el hijo que hablo en la primer entrada cuando volvió con los de Puebla de Valles a Ecuador, vino a España a despachar algún negocio o venta de tierras que poseyeran por aquí o eso me imagino.
Otro abrazo.