sábado, 29 de diciembre de 2012

EL HALCÓN Y LA PRESA

Otro spaguetti-western, rodado por aquí, lo que conozco gracias a Ángel Caldito, uno de los autores del blog HISTORIAS CINEMATOGRÁFICAS, al que no le falta tiempo para comunicármelo cada vez que descubre una nueva película que no aparece en el libro de carteles: TORRELAGUNA, PLATÓ DE CINE.


EL HALCÓN Y LA PRESA, de 1966, cumple perfectamente con una de las premisas de todo spaguetti-western de los años 60 que se precie, esto es director italiano, actores de diversos países y tierra española, además su director SERGIO SOLLIMA contó para la música con el genial ENNIO MORRICONE. Película de cierto éxito que dio lugar a una segunda cinta CORRE, CUCHILLO, CORRE.
Cuenta como protagonistas con LEE VAN CLEEF en el papel de un sheriff implacable persiguiendo a un joven mexicano TOMÁS MILIÁN  acusado injustamente de una violación, el mexicano maneja el cuchillo con gran pericia y será el apodo por el que se le conoce, enfrentándose en duelos a gente con revólver.
Se rodaron algunas escenas por esta parte del Jarama, que yo conocía bien y ahora es casi irreconocible, hay alguna escena por donde la junta del Jarama y el Lozoya que aún se reconoce por los cerros que la enmarcan.
Recuerdo haberlas visto las dos en el "Húngaro Films", cine de verano que nos proyectaban en los setenta en el frontón municipal.

sábado, 22 de diciembre de 2012

RESTAURACIÓN DEL RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA DE LA MAGDALENA


He dado con un blog: O'DONNELL, de una restauradora conservadora, residente en Granada, que entre julio y agosto del 2008 estuvo realizando trabajos de conservación y restauración en la iglesia de la Magdalena, copio y pego todo el artículo explicativo de lo que hizo, pues me ha sido imposible, debe tener cerrado el blog desde enero del 2011, ponerme en contacto con ella.

CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DEL RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA MAGDALENA EN TORRELAGUNA.

Torrelaguna (Madrid) 08/07/2008 – 15/08/2008
ECRA. Servicios integrales de arte
CARGO: Conservadora/Restauradora.



Ficha técnica: 

Autor/Taller/Escuela: Atribuido a Narciso Tomé.
Objeto/s: Retablo.
Título de la obra: Sin título.
Materia/s: Madera y piedra arenisca.
Técnica: Madera policromada, dorada y estofada. Piedra policromada.
Descripción básica: Templete de planta hexagonal exento situado en el centro del conjunto. Retablo de madera sobre plinto pétreo adosado a la pared compuesto por tres calles, la central de mayor anchura que las laterales, y separadas por medio de columnas pareadas. Presencia de tres hornacinas que cobijan las tallas de bulto redondo de Santa Magdalena (en su centro), y otras dos de Santos. En las calles laterales aparecen dos relieves enmarcados. La parte superior del retablo se adapta a la cúpula de media naranja y presenta en su centro la figura del espíritu santo en forma de paloma enmarcado entre rayos y angelotes. El retablo se encuentra plagado de numerosos motivos decorativos propios del barroco (roleos vegetales, espejos, querubines) y combina oro mate y brillo.
Estilo: Barroco churrigueresco.
Iconografía: Propia del barroco.
Uso o función: Para culto del pueblo.
Contexto cultural: Barroco.
Datación: S.XVII.
Localización: Nave principal de la Iglesia de Santa María Magdalena. Torrelaguna. Madrid.
Propietario: Arzobispado de la Comunidad de Madrid.





PATOLOGÍAS DEL RETABLO
Suciedad superficial adherida (grasa, cera…) y no adherida (partículas de polvo).
Amarilleamiento y craquelado del barniz.
Pérdida de pan de oro en zonas puntuales.
Pérdida de policromías en zonas en las que el soporte se ha fisurado o partido.
Soporte alabeado en algunas zonas y fisurado por consecuencia del claveteo de algunos de los motivos decorativos adosados. Presencia de roturas y fracturas en partes más salientes.
Falta de piezas decorativas en el retablo, reubicación de otras piezas decorativas en partes diferentes del retablo que no se corresponden con situación original.

INTERVENCIÓN EN RETABLO
Limpieza de suciedad superficial adherida y partículas de polvo.
Eliminación del antiguo barniz.
Reintegración de la capa preparatoria y reintegración del dorado por procedimientos distintos del original en aquellas partes donde las pérdidas han sido considerables.
Reintegración volumétrica de las fisuras y recuperación de los volúmenes perdidos. Adhesion de fragmentos y reintegración cromática o de dorado.
Realización de los motivos decorativos que faltaban con resinas de poliéster y por medio de moldes extraídos de las originales.
Intervención cromática por medio de una tinta plana acorde a la tonalidad general del retablo para integrar el pané presente en el primer cuerpo que rodea a los relieves (reubicados en este lugar en épocas muy posteriores al retablo).
Nutrido de la madera vista, consolidación y protección del conjunto al completo. 


PATOLOGÍAS EN TALLAS DE BULTO REDONDO
Suciedad superficial adherida y no adherida.
Amarilleamiento del barnizado.
Pérdida de policromía en zonas puntuales.
Perdida de lagrima de cristal presente en la mejilla de la figura de la Magdalena.
Rotura de uno de los dedos de la mano izquierda.

INTERVENCIÓN EN TALLAS DE BULTO REDONDO
Limpieza superficial.
Eliminación del antiguo barniz.
Reitegración cromática.
Renitegración por medio de resinas sintéticas de la lágrima presente en la mejilla.
Reintegración matérica y cromática del dedo fracturado.
Consolidación y protección.

PATOLOGÍAS ZÓCALO DE PIEDRA
Suciedad superficial no adherida, y adherida (grandes cantidades de cera procedentes de los cirios colocados sobre la moldura superior).
Amarilleamiento del barniz.

INTERVENCIÓN EN ZÓCALO DE PIEDRA
Limpieza superficial.
Eliminación del barniz.
Protección.




PATOLOGÍAS EN TEMPLETE
Suciedad superficial, adherida (ceras y grasas) y no adherida.
Amarilleamiento del barniz y craquelado.
Falta de elementos estructurales (tres de las columnas han sido repuestas y solamente se conserva una original).
Problemas estructurales por debilitamiento de los refuerzos internos de la hornacina.
Falta de numerosos elementos decorativos, graves fracturas y fisuras de la madera, falta de numerosas partes estructurales del templete.
Pérdida de dorado en numerosas zonas, y de policromías.

INTERVENCIÓN EN TEMPLETE
Limpieza superficial de toda la superficie.
Eliminación del antiguo barniz.
Realización de las columnas faltantes por medio de moldes y realizadas en materiales diferentes al original. Reintegración cromática y de dorados.
Sustitución de elementos estructurales deteriorados por madera sana, que asegure la estabilidad estructural del templete, y reposición de los faltantes.
Reintegración volumétrica de motivos decorativos. Reintegración cromática y dorado.
Consolidación y protección.

martes, 4 de diciembre de 2012

UN ÓRGANO DESDE GRANADA



En el libro "Organería en la diócesis de Granada (1492 - 1625)", de Juan Ruiz Jiménez, se comenta de un órgano que se trajo desde Granada a la iglesia de la Magdalena de Tordelaguna en 1594.
Pego aquí la página donde está, pero es además interesante y entretenido darle un vistazo al libro por medio del enlace del título. Granada en está época fue un centro importante en la construcción de estas piezas musicales para las iglesias de muy diferentes partes de España.  


viernes, 23 de noviembre de 2012

UNA DEL OESTE: PLOMO SOBRE EL JARAMA


Tomo del blog: Observatorio audiovisual de Canarias, una pequeña y sabrosa anécdota del productor  de cine canario ANDRÉS SANTANA, durante el rodaje en 1970 de tres películas del director JOSE MARÍA ZABALZA, que se harían a la vez:

Los buenos resultados como meritorio de producción hicieron que José Luis Lorente volviera a contar con Andrés para próximos proyectos. Entre ellos, el rodaje con José María Zabalza de tres películas a la vez, una experiencia insólita... Lorente lo llamó anunciándole el comienzo del rodaje de 20.000 dólares por un cadáverLos rebeldes de Arizona y Plomo sobre Dallas, filmadas a la vez en el pueblo madrileño de Colmenar Viejo y alrededores....

A propósito de esto, recuerdo lo que nos ocurrió un día que estábamos rodando en Torrelaguna, al noreste de Madrid, muy cerca de Guadalajara. Era la época de la película “Le llamaban Trinidad” y estaba de moda que los personajes de aquellos westerns fueran especialmente dejados, como muy vagos. La escena consistía en que el actor, Carlos Quiney, iba a pie con el caballo detrás cogido por las riendas y debía cruzar un río con el que se encontraba. Lo que Zabalza quería era que Carlos cruzara el río como si éste no existiera. Que pasara a pie, con el caballo detrás, mojándose, como si la cosa no fuera con él. O como si fuera tan vago que ni siquiera se molestaba en subirse al caballo. La verdad es que la cosa tenía su gracia.
¿Y que ocurrió?
El caso es que Carlos, que era un guaperas, le proponía a Zabalza subirse aunque sea al estribo del caballo en el momento de pasar para no mojarse demasiado. Pero Zabalza le decía que eso era una gilipollez, que no tenía sentido, porque, si hacía eso, entonces lo lógico hubiera sido que, directamente, se subiese al caballo. Quiney seguía que si no era seguro, que si el río era más profundo de lo que parecía… Estaba claro que no le apetecía mucho meterse en el agua. Hasta que de pronto José María, ya mosqueado, le coge el caballo y con el vaso de vino en la mano se mete en el río… ¡Casi se ahoga! Llevaba un sombrerillo de esos para el sol y además era muy bajito. Pues de pronto se quedó sobre el agua sólo el sombrero flotando y la mano de Zabalza por fuera salvando el vaso de vino. ¡Tuvimos que tirarnos al agua para rescatarlo!. "




martes, 30 de octubre de 2012

CRISTÓBAL COLÓN, ALCARREÑO, ¿OTRA HISTORIA APRÓFICA?

Quizá esta sea una de las hipótesis menos conocidas sobre el orígen de Cristóbal Colón que lo hace nacer en Espinosa de Henares (Guadalajara), fruto de las relaciones entre Aldonza de Mendoza y su primo el Conde de Treviño. Tesis del Doctor Ricardo Sanz García. El actual descendiente del Almirante, Cristóbal Colón de Carvajal, Duque de Veragua, alguna vuelta ha dado por estas tierras, quizá intentando saber que hay de cierto en ello.

"La tesis establece que Cristóbal Colón nació en Espinosa de Henares el 18 de junio de 1435, siendo hijo de doña Aldonza de Mendoza, duquesa de Arjona y de don Diego Gómez Manrique, conde de Treviño. Vivió como donado en el convento jerónimo de San Bartolomé de Lupiana y, allí, recibió una formación completa.

La herencia le fue usurpada por el marqués de Santillana (su tío) y de ahí el interés porque no se conociese su identidad. Se presentó en la corte de los Reyes Católicos por mediación de don Luis de la Cerda, primer duque de Medinaceli, por los monjes del Monasterio de la Rábida, a quienes revelaría su identidad, y por el Cardenal Mendoza, su sobrino, para recuperar los honores hereditarios que le habían sido arrebatados.

Tenía un defecto en el habla (dislalia) que le hacía parecer extranjero en España. Sus hermanos no eran por línea directa y heredó de su abuelo, don Diego Hurtado de Mendoza, porque le pertenecía, el título de Almirante de Castilla. Sus restos podrían descansar en la actualidad en la iglesia de Santa María de los Remedios en Cogolludo."

Algunas de las visitas y estancias del Almirante en Gogolludo están documentadas y se cuenta en Arbancón (Guadalajara):

-que Cristóbal Colón, viniendo desde Torrelaguna a Cogolludo, se sintió cansado del camino y paró en este pueblo, donde fue obsequiado con "cabrito asado a los siete gustos".


Sepulcro de Aldonza de Mendoza, Guadalajara

Más bibliografía:  Vida de Aldonza de Mendoza

viernes, 19 de octubre de 2012

ANA DE SILOÉ

 Sepulcro de Juan II de Castilla y de Isabel de Portugal. CARTUJA DE MIRAFLORES (BURGOS). GIL DE SILOÉ

"Gil de Siloé es una de las máximas figuras de la escultura hispánica, y europea por extensión, del siglo XV, cuando las formas del gótico postrero, hibridadas por las del arte mudéjar y las influencias flamencas de tipo flamígero, dieron origen al estilo gótico isabelino, exclusivo de España, del que Gil de Siloé es representante emblemático". (Wikipedia)
Tuvo dos hijas y dos hijos, uno de ellos Diego de Siloé (1495-1563), también escultor y arquitecto, uno de los primeros artistas del Renacimiento español. En su testamento dejó dicho:  "...mando a mi hermana Ana Siloe, que reside en Torrelaguna, treinta mil maravedis..."


ESCALERA DORADA. CATEDRAL DE BURGOS. DIEGO DE SILOÉ

domingo, 7 de octubre de 2012

BODAS DEL SIGLO XIX

Vista de la iglesia de San Martín. Dibujo de Juan de Villanueva grabado por Juan Minguet, 1758 (Biblioteca Nacional)

MATÍAS FERNÁNDEZ GARCÍA, (Montejo de la Sierra, 24/2/1928 - Madrid, 28/12/2010), sacerdote que compaginó su vida religiosa con la historia buceando en los archivos eclesiásticos, fue autor de varios libros  históricos, principalmente sobre la sierra norte de Madrid, acabando por ser académico de la Academia de Arte e Historia de San Dámaso y su secretario en la Sección de Archivos y Bibliotecas. En dos de sus libros, el primero sobre las parroquias madrileñas de San Martin y San Pedro el Real, y el segundo sobre la parroquia de San Sebastián, recogió datos de sus archivos en los que aparecen personajes de o relacionados con Torrelaguna. Vamos hoy a tratar sobre el primero, dejaremos el segundo para otra ocasión, para ver unos datos de bodas acaecidas en esas parroquias durante el siglo XIX:

- JOSÉ BUZO BUSTOS:
Pintor de Historia, natural de Santa Marta en Badajoz, con domicilio en Marmolejo, hijo de José y Leonor, naturales de Córdoba y Villalba, se casó el 15 de julio de 1893, con María Soto y Rojas, natural de Madrid, hija de Enrique y Concepción, naturales de Torrelaguna y Madrid.

- VENANCIO MONGE MARCHAMALO:
Profesor de Música, natural de Torrelaguna, vivía en la calle de La Luna 21 y 23, hijo de Eugenio y Margarita naturales de Yunquera, se casó el 14 de febrero de 1896 con María Dolores Guillén, natural de Madrid, hija de Miguel y de Julia, naturales de Vertavillo y de Madrid

- ÁNGEL ARGOMANIZ Y FONSECA:
Natural de La Habana, Cuba, médico residente en Pinilla de Buitrago, hijo de Lázaro y de María, naturales de Burgos y de Bayamo (Cuba), se casó el 27 de abril de 1901 con Eloísa Rivera y Vera, natural de Buitrago, hija de Mateo y de Rosalía, naturales de Buitrago y de Torrelaguna.

- MIGUEL TORJANES MARCO:
Natural de Gartagena de Indias, Colombia, coronel del Escuadrón de Artillería de la Guardia Real, hijo de Fernando y Agustina, se casó el 23 de diciembre de 1830 con Noberta Ojeda, natural de Torrelaguna,  hija de Francisco y de Juana Briones.
También viene el bautizo de un hijo de esta pareja, al que llamaron Fernando, el 2 de septiembre de 1834.

-MANUEL VALENZUELA LIÑAN Y CISNEROS
Natural de Ayllón, ministro de la Junta General de Comercio, Moneda y Minas, hijo de Juan Antonio Valenzuela Pérez de la Torre Liñan y Cisneros, natural de Torrelaguna, y de Eugenia Maellas, natural de Bustarviejo. Casado con María Dolores de León  Pizarro, natural de Alama en Granada. Tuvieron al menos dos hijos, uno ahí bautizado, Ramón Valenzuela, el 27 de enero de 1804, y otro ahí casado, Antonio Valenzuela, el 22 de marzo de 1833. Los bisabuelos paternos eran los Condes de Puebla de Valles, naturales de Torrelaguna y de Pedraza. (Se extiende mucho más con los orígenes de estas familias)

jueves, 20 de septiembre de 2012

CANCIÓN PARA GERÓNIMA, BRUJA DE TORDELAGUNA

"...un perro negro llamó a mi puerta, un perro de ojos negros que conocía mi nombre...", (Nick Drake).

Escuché esta canción y no pude por menos que dedicársela a la memoria de Gerónima, hospitalera de Tordelaguna, juzgada por la Inquisición en 1616, acusada de hechicera y bruja, en su Auto de Fe, también salió a relucir un perro negro. Algo más sobre ella podéis leer pinchando aquí o en etiquetas: brujas.

sábado, 5 de mayo de 2012

LA ROCAMBOLESCA EXPEDICIÓN DE GÓMEZ

Miguel Gómez Damas (Torredonjimeno, Jaén, 5/6/1785 - Burdeos, Francia, 11/6/1864) llegó a ser Mariscal de Campo del Ejército Carlista. En 1836 recibe la orden de salir de las Vascongadas hacia Asturias y Galicia para alentar los focos carlistas del Norte de España, llegando a tomar Riaño, Oviedo, Lugo, La Coruña y Santiago de Compostela; tras su éxito decide desacatar las órdenes de su alto mando y continuar la expedición por las Castillas hasta Andalucía. Plantó cara a las tropas isabelinas en numerosas ocasiones, venciendo en unas y perdiendo en otras, en seis meses atravesó la península desde Santiago a Algeciras tomando e incitando a la rebelión a numerosas poblaciones: León, Palencia, Valladolid, Sigüenza, Requena, Albacete, Villarobledo, Baeza, Córdoba, Pozoblanco, Almadén, Cáceres, Alcántara, Écija, Osuna, Ronda, Arcos de la Frontera, Pedro Muñoz y El Burgo de Osma; a las que pronto debía de abandonar pues llegó a tener siempre tras sus pasos hasta 25000 soldados isabelinos, mientras él en sus mejores momentos, como el apoyo de Ramón Cabrera, solo llegó a mandar sobre 6000 carlistas.
Al no poder asentarse mucho tiempo sobre las plazas que tomaba decide volver prácticamente sobre sus pasos, si el 30 de Agosto derrotó en  Jadraque (Guadalajara), en su camino hacia el sur, al general Narciso López, a mediados de diciembre se le vuelve a ver pasar por Torija, Hita y Cogolludo, camino del norte con unas tropas bastante más agotadas y en retirada.


La Gaceta de Madrid, nº 740, del 15/12/1836, informa sobre estos finales hechos del paso del Sistema Central por dos partes recibidos, uno desde Sigüenza y el otro desde Torrelaguna:

"Parte recibido en la Secretaría de Estado desde Sigüenza. Tengo la satisfacción de que a las dos y media de la tarde de este día he hecho prisioneros a 26 facciosos procedentes de la titulada división de Gómez...., en la Paridera de Horcajo, sita al pie de Sierra Ministra...(se extiende en detalles de la detención)...12/12/1836. Excm.Sr. Andrés Rodrigalvez."

"Por un parte recibido en el Ministerio de Gracia y Justicia, dado desde Torrelaguna en 11 de este mes, se sabe que ocho nacionales de aquella villa apresaron cuatro facciosos dispersos de la facción de Cabrera en Torremocha; que otros seis facciosos y un guía fueron capturados por dos nacionales de Torrelaguna y uno de Onís, a tres cuartos de legua de aquel pueblo. Estos últimos dicen que han pertenecido a la facción de Gómez, de quien se han separado en Jadraque."

Gómez, aún así, llegó a las Vascongadas con más unidades de las que había partido, nada de esto le sirvió pues fue detenido, juzgado y encarcelado, aunque poco tiempo, por incumplir órdenes.
Estas detenciones de unidades dispersas, podían deberse algunas a que estos hombres con permiso o sin el, decidieran volver por su cuenta a sus localidades pues principalmente los batallones que mandaba eran castellanos.



martes, 6 de marzo de 2012

II. CRESPITO EN "LA HIJA DEL CANÍBAL"


Aquí están por fin los textos donde aparece el banderillero Crespito en la novela de Rosa Montero, "La Hija del Caníbal" (el prólogo de la novela y el capítulo):

"...Aunque en el ambiente anarquista he cambiado prudentemente algunas identidades, en el taurino, por el contrario, todos los citados existieron. Si doy aquí los nombres verdaderos de Crespito, de Teófilo Hidalgo y de Primitivo Ruiz es precisamente para rescatarlos del olvido negro de la muerte, como un modesto tributo a sus vidas épicas y terribles."

                   http://www.arteherrera.com

"...Además, no sabíamos nada. Los toreros aprendices, quiero decir. No había televisión que emitiera corridas, no teníamos dinero para pagar la entrada de los toros. Llegábamos al ruedo sin haber visto torear a nadie, encandilados por vagos sueños de gloria y empujados por el hambre y el analfabetismo. A torear se aprendía toreando por los pueblos, en plazas de carros sin picadores y sin médicos. Cada novillero, cada matador, estaba obligado a llevar una cuadrilla de tres toreros, según las ordenanzas. Pero por los pueblos se cobraba muy poco, así es que el matador fracasado o el novillero primerizo llevaba tan sólo a un verdadero torero, a un subalterno profesional a quien pagaba, y a un par de tocinos, que eran los novatos que querían aprender a torear, y a los que tan sólo costeaba los gastos.
Y eso hice yo, naturalmente: a los dieciséis años me puse de tocino. Me arrimé a un viejo subalterno, Crespito, un hombre cabal, una buena persona y un buen torero, y él me fue metiendo en las corridas a las que le llamaban. En septiembre de aquel primer año, era 1930 y yo apenas si llevaba un par de meses de tocino, nos fuimos a torear a una plaza de carros en el pueblo de Bustarviejo. íbamos de cuadrilla con Teófilo Hidalgo, un novillero de veintisiete años que parecía un anciano. Salió un toro serio. Eran malos toros, los toros de los pueblos, y su peligro aumentaba al estar sin picar. Eran animales sin clase y sin bravura, bichos de seis años y 25 arrobas, o sea, 300 kilos, ágiles y fuertes como demonios. Y aquel de Bustarviejo era un toro serio. Recuerdo a Crespito exhortándole a Teófilo desde el burladero: «¡Ligero! ¡Ligero!» Pero aquel muchacho que parecía un anciano no fue lo suficientemente ligero. El toro lo agarró y le pegó cuatro cornadas monumentales. Le partió el pulmón, le sacó los órganos genitales. Cualquiera de las cornadas hubiera sido mortal, pero fueron cuatro. Se quedó en el suelo como un muñeco roto. Recuerdo el sol cegador, siempre es cegador el sol cuando hay una cogida, aunque esté nublado. Recuerdo el resol, mis ojos entrecerrados y lagrimeantes, el olor de la sangre, el rugido del público. Eran las fiestas del pueblo y estaban borrachos. Borrachos y excitados por el espectáculo de la muerte. Se llevaron a Teófilo a la escuela, que servía de enfermería improvisada. Allí quedó tirado sobre la mesa astillada de la maestra, como un gato reventado por un carro. Crespito, en la plaza, dijo: «Este toro hay que matarlo.» Es el rito, es lo justo, no ha de poder la bestia con el hombre, no ha de salir el animal entero de la plaza hacia la ignominia del matarife. De manera que Crespito cogió el estoque. A mí las mujeres me agarraban, desde sus asientos sobre los carros las mujeres me agarraban por el cuello, por los hombros, de la cabeza: «¡No salgas, chico, no salgas!» Yo apenas si era un niño y les daba lástima; temían verme destripado, como a Teófilo. Pero la banda de música empezó a tocar y, después de que Crespito acabara con el animal aquel, quisieron obligarnos a lidiar el otro toro, y nos amenazaron con meternos en la cárcel. La vida no valía un céntimo por entonces y ni siquiera la tragedia de una muerte pública y violenta como la de Teófilo podía ennoblecer, aunque sólo fuera por un momento, el aturdimiento de una fiesta de pueblo, toda sudor y polvo y alcohol barato. Cuando regresamos a Madrid, Paquita quemó mi traje azul y plata en la estufa del cuarto, y luego me sentó en una silla y cortó mi coleta de un solo tajo. Yo la dejé hacer: no era cuestión de resistirse a sus poderosas manos de Sansona. Pero dos semanas más tarde estaba toreando de nuevo con Crespito, con un traje prestado que tenía que atarme a la cintura con una cuerda.
Crespito le partió un toro la femoral en Torrelaguna al año siguiente, o sea, en 1931. Y murió un mes después de la cornada. El toro dejó el cuerno clavado en la madera de la plaza de carros, después de atravesarle. Crespito tenía cincuenta y tres años y ya estaba torpe; por eso ahora se veía obligado a torear esas corridas de mala muerte. Antes, en su buen momento, había sido un subalterno muy solicitado y había ido con maestros. Aquel día en Torrelaguna el burladero estaba lleno de gente, gente que no debía de haber estado allí, y por eso Crespito no se pudo guarecer cuando lo necesitó. Un médico que estaba entre el público le ligó las arterias. Pero yo vi que se moría. Me vine a Madrid desesperado para buscar una ambulancia. Pero en aquella época sólo había tres ambulancias para atender a toda la ciudad, y no consintieron en desplazarse. Entonces cogí todo el dinero que tenía y empeñé mi traje y el capote; y gracias a Paquita, que me dio lo demás, alquilé un taxi con conductor, uno de esos grandes Citroen Pato; y metí un colchón dentro del taxi y ahí me traje a Crespito. Ya se le había gangrenado la pierna y en Madrid se la tuvieron que amputar. «¡Y que ese toro se haya quedado vivo!», repetía él con lamento obsesivo, porque el animal que lo había clavado contra el carro había sido devuelto a los corrales. Aguantó el hombre lo que pudo, pero a los veinte días se murió. «Es que a esas edades…», decía el médico, como si se tratara de un anciano ¡Y sólo tenía cincuenta y tres años! Y en cambio aquí me tenéis a mí ahora, con ochenta, pudriéndome por dentro como a Crespito se le pudrió la pierna."

codigos promocionales
comprar libros de cualificaciones profesionales
Decoración Hotel Canarias
desenvolvimento de gestao
detalles de boda originales
diseño logotipos
estanterias
laminas cristal
Nutricion deportiva
segundamano

miércoles, 22 de febrero de 2012

SALVAS DE FUSILERÍA POR EL PREÑADO DE MARÍA LUISA GABRIELA DE SABOYA

La "Gaceta de Madrid", del 8 de febrero de 1707, anunciaba el feliz preñado de la reina María Luisa Gabriela de Saboya, esposa del primer rey de la dinastía Borbón española, Felipe V. De este embarazo nacería, el 25 de agosto de 1707, él que llegaría a Rey de España, Luis I, que tuvo uno de los reinados más efímeros, de solo 229 días, desde el 14 de enero de 1724 hasta su muerte el 31 de agosto del mismo año, muerto por viruela con apenas 17 años.

"Prosiguen en la corte los públicos regocijos, y piadosas demostraciones, en hacimiento de gracias por el feliz preñado de la Reina nuestra señora, habiendo los Concejos en diferentes Iglesias celebrado un día con toda solemnidad de Misa, Sermón y Te Deum...En todas las villas, y pueblos de la Andalucía, y Castillas, vienen avisos del singular alborozo que han tenido con esta noticia...y lo mismo hacen en sus cuarteles todas las tropas. En la villa de Tordelaguna, donde está alojado el Regimiento de Don Antonio de Leyva, después de las gracias que ambos Cabildos dieron a Dios en la Iglesia por tan singular beneficio, se dispararon en repetidas cargas los fusiles, formándose los escuadrones en orden militar por la disposición de Don Miguel de Haro, su comandante."

Retratos de María Luisa y de su hijo Luis I

martes, 24 de enero de 2012

CARAQUIZ

                                          A Lar-ami del BLOG DE LA VEREDA DE PUEBLA

En el Cronicón de Don Pelayo, obra escrita por un monje de Silos de nombre desconocido, aparece Caraquiz entre las plazas de la Taifa de Toledo conquistadas por Alfonso VI en el 1085. Vuelve aparecer en el 1175 por donación de Alfonso VIII al Monasterio de Bonaval (Retiendas-Guadalajara): "...de este lugar con todas sus pertenencias y viñas y una tierra para sembrar en Uceda".
El monasterio de Santa María de Bonaval perteneció a la Orden del Cister siendo fundado en 1164. Hoy se encuentra en ruinas y abandonado.

Monasterio de Bonaval (Retiendas, Guadalajara)

Caraquiz, actualmente es un despoblado en el término de Torrelaguna que anteriormente había pertenecido con otros pueblos y aldeas, incluido Torrelaguna, al alfoz de Uceda, que se creo tras la conquista cristiana de estas tierras. En Caraquiz nació María Toribia, la que luego sería Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro, y se dedicaba a cuidar de la ermita de la Virgen de La Piedad conocida hoy por el nombre de la santa, obra cisterciense actualmente en ruinas cerca de Torrelaguna, al lado del Jarama, por donde cuenta la leyenda  sucedían sus milagros al pasar el río sobre el manto de la virgen.

Ermita de Santa María de la Cabeza (Torrelaguna)

San Isidro conoció a su esposa en Torrelaguna donde había venido como labrador de la familia Vargas, huyendo del acoso almorávide sobre Madrid.
Dejo este enlace de otra entrada que escribí hace tiempo sobre el tema: