martes, 27 de marzo de 2012

LA PETICIÓN

En la lista de películas rodadas en Torrelaguna en los años 70 se me pasó poner "LA PETICIÓN", la primera película con la que se estrenó PILAR MIRÓ en 1976, en su reparto contaba con Ana Belén, Frederic de Pascuale, Emilio Gutierrez Caba, María Luisa Ponte y Carmen Maura entre otros. Era una adaptación del cuento de Emile Zola: "Por una noche de amor".
Solo he encontrado esta pequeña escena en Youtube, rodada dentro del ayuntamiento,  pues se aprecia desde una ventana la plaza y luego una diligencia pasando por ella.

viernes, 23 de marzo de 2012

EL REY PASMADO

Numerosas escenas de diferentes películas se han rodado dentro de la iglesia de María Magdalena en Torrelaguna. El rodaje de "EL REY PASMADO" en 1991, film de Imanol Uribe, provocó que se prohibieran los rodajes dentro la iglesia, una vez ya estrenada la película, por haber rodado en ella sin conocimiento, no venía en el guión de escenas presentadas al párroco una de marcado tinte sexual que se podía haber hecho en un plató y no en el coro de la iglesia. En el pueblo esto se llegó a ver como una falta de respeto, además cortó una fuente de ingresos y trabajos de "extras" en los rodajes.

En este vídeo de Youtube, minutos 38:07 a 41:45, puede verse dicha escena:

lunes, 19 de marzo de 2012

FRANCISCO SALAZAR Y LA EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS

Por la Pragmática Sanción de abril de 1767, dada por Carlos III,  se expulsaba a los jesuitas de todos los dominios de la Corona de España incluyendo los de Ultramar, decretaba también la incautación de todo el patrimonio de la Compañia de Jesús. Las razones de esta expulsión hay que buscarlas en el apoyo de los jesuitas al Papa en sus enfrentamientos con los gobiernos europeos, también se los acusaba de estar relacionados con el Motín de Esquilache de 1766, pero ya en agosto de 1765, la secretaría de Gracia y Justicia tenía un informe sobre las tendencias a favor o en contra de la Compañia de Jesús de la mayor parte de los ministros de los Consejos, Chancillerías y Audiencias del Reino. Entre los ministros investigados tenemos a Francisco Salazar y Agüero, que era calificado como "indiferente, pero menos adicto a los jesuítas".

Francisco Salazar y Agüero había nacido en Torrelaguna el 7-9-1699, hijo de los también torrelagunenses Alonso Salazar y Rojas y de Josefa de Agüero. Perteneció al Consejo Real, fue Oidor de la Chancillería de Granada y Ministro del Consejo de Castilla. Falleció en Madrid el 19-4-1771, siendo durante sus últimos años de vida Regidor de Torrelaguna.
Había casado en 1737 con Luisa Alvarez de Toledo y Navacerrada con la que tuvo cinco hijos: Francisco, Manuel, Antonio, Rosa y María.

Tomismo y jesuitismo en los tribunales españoles en vísperas de la expulsión de la Compañia de Jesús

La expulsión de los jesuitas (Blog: PASEANDO POR LA HISTORIA)

La expulsión de los jesuitas de Sonora

martes, 6 de marzo de 2012

II. CRESPITO EN "LA HIJA DEL CANÍBAL"


Aquí están por fin los textos donde aparece el banderillero Crespito en la novela de Rosa Montero, "La Hija del Caníbal" (el prólogo de la novela y el capítulo):

"...Aunque en el ambiente anarquista he cambiado prudentemente algunas identidades, en el taurino, por el contrario, todos los citados existieron. Si doy aquí los nombres verdaderos de Crespito, de Teófilo Hidalgo y de Primitivo Ruiz es precisamente para rescatarlos del olvido negro de la muerte, como un modesto tributo a sus vidas épicas y terribles."

                   http://www.arteherrera.com

"...Además, no sabíamos nada. Los toreros aprendices, quiero decir. No había televisión que emitiera corridas, no teníamos dinero para pagar la entrada de los toros. Llegábamos al ruedo sin haber visto torear a nadie, encandilados por vagos sueños de gloria y empujados por el hambre y el analfabetismo. A torear se aprendía toreando por los pueblos, en plazas de carros sin picadores y sin médicos. Cada novillero, cada matador, estaba obligado a llevar una cuadrilla de tres toreros, según las ordenanzas. Pero por los pueblos se cobraba muy poco, así es que el matador fracasado o el novillero primerizo llevaba tan sólo a un verdadero torero, a un subalterno profesional a quien pagaba, y a un par de tocinos, que eran los novatos que querían aprender a torear, y a los que tan sólo costeaba los gastos.
Y eso hice yo, naturalmente: a los dieciséis años me puse de tocino. Me arrimé a un viejo subalterno, Crespito, un hombre cabal, una buena persona y un buen torero, y él me fue metiendo en las corridas a las que le llamaban. En septiembre de aquel primer año, era 1930 y yo apenas si llevaba un par de meses de tocino, nos fuimos a torear a una plaza de carros en el pueblo de Bustarviejo. íbamos de cuadrilla con Teófilo Hidalgo, un novillero de veintisiete años que parecía un anciano. Salió un toro serio. Eran malos toros, los toros de los pueblos, y su peligro aumentaba al estar sin picar. Eran animales sin clase y sin bravura, bichos de seis años y 25 arrobas, o sea, 300 kilos, ágiles y fuertes como demonios. Y aquel de Bustarviejo era un toro serio. Recuerdo a Crespito exhortándole a Teófilo desde el burladero: «¡Ligero! ¡Ligero!» Pero aquel muchacho que parecía un anciano no fue lo suficientemente ligero. El toro lo agarró y le pegó cuatro cornadas monumentales. Le partió el pulmón, le sacó los órganos genitales. Cualquiera de las cornadas hubiera sido mortal, pero fueron cuatro. Se quedó en el suelo como un muñeco roto. Recuerdo el sol cegador, siempre es cegador el sol cuando hay una cogida, aunque esté nublado. Recuerdo el resol, mis ojos entrecerrados y lagrimeantes, el olor de la sangre, el rugido del público. Eran las fiestas del pueblo y estaban borrachos. Borrachos y excitados por el espectáculo de la muerte. Se llevaron a Teófilo a la escuela, que servía de enfermería improvisada. Allí quedó tirado sobre la mesa astillada de la maestra, como un gato reventado por un carro. Crespito, en la plaza, dijo: «Este toro hay que matarlo.» Es el rito, es lo justo, no ha de poder la bestia con el hombre, no ha de salir el animal entero de la plaza hacia la ignominia del matarife. De manera que Crespito cogió el estoque. A mí las mujeres me agarraban, desde sus asientos sobre los carros las mujeres me agarraban por el cuello, por los hombros, de la cabeza: «¡No salgas, chico, no salgas!» Yo apenas si era un niño y les daba lástima; temían verme destripado, como a Teófilo. Pero la banda de música empezó a tocar y, después de que Crespito acabara con el animal aquel, quisieron obligarnos a lidiar el otro toro, y nos amenazaron con meternos en la cárcel. La vida no valía un céntimo por entonces y ni siquiera la tragedia de una muerte pública y violenta como la de Teófilo podía ennoblecer, aunque sólo fuera por un momento, el aturdimiento de una fiesta de pueblo, toda sudor y polvo y alcohol barato. Cuando regresamos a Madrid, Paquita quemó mi traje azul y plata en la estufa del cuarto, y luego me sentó en una silla y cortó mi coleta de un solo tajo. Yo la dejé hacer: no era cuestión de resistirse a sus poderosas manos de Sansona. Pero dos semanas más tarde estaba toreando de nuevo con Crespito, con un traje prestado que tenía que atarme a la cintura con una cuerda.
Crespito le partió un toro la femoral en Torrelaguna al año siguiente, o sea, en 1931. Y murió un mes después de la cornada. El toro dejó el cuerno clavado en la madera de la plaza de carros, después de atravesarle. Crespito tenía cincuenta y tres años y ya estaba torpe; por eso ahora se veía obligado a torear esas corridas de mala muerte. Antes, en su buen momento, había sido un subalterno muy solicitado y había ido con maestros. Aquel día en Torrelaguna el burladero estaba lleno de gente, gente que no debía de haber estado allí, y por eso Crespito no se pudo guarecer cuando lo necesitó. Un médico que estaba entre el público le ligó las arterias. Pero yo vi que se moría. Me vine a Madrid desesperado para buscar una ambulancia. Pero en aquella época sólo había tres ambulancias para atender a toda la ciudad, y no consintieron en desplazarse. Entonces cogí todo el dinero que tenía y empeñé mi traje y el capote; y gracias a Paquita, que me dio lo demás, alquilé un taxi con conductor, uno de esos grandes Citroen Pato; y metí un colchón dentro del taxi y ahí me traje a Crespito. Ya se le había gangrenado la pierna y en Madrid se la tuvieron que amputar. «¡Y que ese toro se haya quedado vivo!», repetía él con lamento obsesivo, porque el animal que lo había clavado contra el carro había sido devuelto a los corrales. Aguantó el hombre lo que pudo, pero a los veinte días se murió. «Es que a esas edades…», decía el médico, como si se tratara de un anciano ¡Y sólo tenía cincuenta y tres años! Y en cambio aquí me tenéis a mí ahora, con ochenta, pudriéndome por dentro como a Crespito se le pudrió la pierna."

codigos promocionales
comprar libros de cualificaciones profesionales
Decoración Hotel Canarias
desenvolvimento de gestao
detalles de boda originales
diseño logotipos
estanterias
laminas cristal
Nutricion deportiva
segundamano